La preferencia sexual por “hombres masculinos” y “mujeres femeninas” es un hábito relativamente nuevo que ha aparecido sólo en sociedades urbanas modernas.